El porqué de ser nómada

Bien, querido lector, está comprobado que “la cabra tira al monte” o, dicho de otro modo, que las personas aunque intentemos cambiar, seguimos teniendo nuestra esencia, a la que acabamos volviendo. Unos por una relación o pareja, otros por sus padres o familiares, por los amigos o entorno social, sea por lo que sea, pero muchos hemos cambiado alguna vez por terceros. Lo que nos ha conducido a llevar una vida con la que estamos disconformes. Esto, nos lleva a separar a las personas en dos grandes grupos, los que son felices con la vida que tienen y los que no lo son. Estos últimos, los que no son felices, los podemos volver a dividir en otros dos grupos, los que permanecen en su zona de confort con los brazos cruzados viendo pasar el tiempo sin cambiar nada y los que, toman consciencia de ello, agarran con fuerza las riendas de su vida y toman la determinación de comenzar a decidir por ellos mismos. Esto les convierte en el escultor de su propia vida.

Si has llegado hasta aquí, es muy probable que estés a punto o seas parte de ese último grupo. Voy a explicarte como llegué a tomar la decisión de ser nómada digital. Para contextualizar, paso a relatar en que consiste mi historia….

Fui de esos niños que les gusta descubrir  cosas y lugares nuevas, y montar la tienda de campaña en la terraza de sus padres, pero era un niño miedoso y con mucha vergüenza, lo que me impidió explorar lugares cercanos. Siempre tenía miedo a todo y todos, soñaba y jugaba en casa, lo que me hizo mantenerme bien aferrado a mi zona de confort. Más tarde, cuando me independicé, a los 20 años de edad, pasé de una vida de adolescente a una vida de adulto de un modo repentino. En esa época sólo había recursos para la casa y las obligaciones. Entonces pensaba que viajar era desperdiciar el dinero y sólo rodaba en moto cuando conseguía ahorrar. Fue en 2009, y después de atravesar una tormentosa ruptura sentimental, cuando empecé a pensar de otra manera, que las cosas materiales un día las tienes y otro no, en cambio, las vivencias y viajes siempre van contigo, experimenté mi primer gran cambio. Entonces compré una moto y empecé a viajar por España y siempre que podía hacía viajes cortos, en solitario, por Europa y Marruecos. Descubrí que me hacía sentir mejor, el poder descubrir lugares nuevos y conocer a gentes de nuevas culturas para mi y con maneras de pensar diferentes.

En Marzo del 2011 otro desagradable suceso me visitó, tuve un grave accidente en moto, el cual me hizo pasar varias veces por quirófano, una larga estancia en el hospital y estar privado de las cosas más sencillas de nuestra cotidianidad; tales como ir al baño o comer sólo, y esas otras tantas cosas que no le damos importancia en el día a día. Todo eso más perder mi trabajo, fueron determinantes para vivir un segundo gran cambio. Fue entonces cuando entre operación y operación, visité prácticamente, todo el sudeste asiático. En ese momento entendí y sentí, definitivamente, que amaba viajar, que era algo que me hacía sentir de los más especial y feliz. Agradezco enormemente que sufriese ese accidente, aunque podía haber sido más leve, gracias a él soy quien soy hoy. Cuando te suceden echos, a simple vista, malos o negativos, analizas las situaciones y aprendes a ver su lado positivo, entiendes que lo malo no es tan malo, ya que siempre trae algo bueno consigo. En definitiva, hay que aprender a aprovechar esas oportunidades que creamos en la vida.

Después de todo esto y haber intentado volver a una vida que no era para mi, he decidido dedicarme a lo que realmente me apasiona, viajar, escribir y ayudar a otros a que lo hagan o, simplemente, a que den el paso de ir hacia sus sueños, sean cuales sean.

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE