La sensación más común a la vuelta de un largo viaje

La sensación más común a la vuelta de un largo viaje
15, febrero, 2017 2 Comments 1.-Misceláneo julesporelmundo@gmail.com

Ya dicen que “todo lo bueno se acaba” y que “nada es para siempre”, un viaje no iba a ser diferente, así que, lamentablemente, tiene su final.

Diversos son los motivos que nos llevan a hacer un viaje: conocer lugares nuevos, compartir más tiempo con un amigo o pareja, huir de algo, reencontrarnos con alguien, desconectar de la vida cotidiana etc. Pero todas son beneficiosas, siempre hablo de vacaciones no de viajes “forzados”. Cuando viajas los sentidos se agudizan, pruebas nuevas comidas, visitas lugares preciosos, descubres nuevos aromas, en sí, disfrutas de tu tiempo. Eso te hace recuperar esa alegría que, a veces, habías perdido con la rutina o simplemente te da un golpe de aire fresco para seguir con el día a día.

Dependiendo de lo larga que sea la “desconexión” será más o menos dura la vuelta a la “realidad”. En concreto ahora voy a hablarte de esos viajes largos, que unos hemos hecho y otros anhelan realizar, hablo de viajes de varios meses o años.

Antes pensaba que lo normal era viajar una semana o dos como máximo, hasta que descubrí que hay gente que está en constante movimiento y viajan semanas, meses e incluso años, convirtiendo el viaje en un nomadismo y forma de vida.

En la mayoría de casos llega el día que hay que volver a “casa”. Habitualmente sientes alegría, ya que vas a salir de la nueva rutina, “viajar”, te ilusionas por ver a familiares y amigos, te vas a reencontrar con la gastronomía con la que te criaste, y otras tantas cosas, en cambio, para otros es un calvario volver. Pero hay una sensación que, después de hablar con muchos viajeros, se repite, sientes que todo está en el mismo lugar, cada uno sigue con su vida, tal y como lo dejaste hace meses o años, nada ha cambiado. Entonces, pasan los días, semanas, meses, pero te sigues encontrando desorientado, sin acabar de encontrar tu lugar. Ahí uno empieza a pensar y llega a una conclusión: “es uno el que ha cambiado”. No te sientes ni mejor ni peor que el resto, pero algo ha cambiado dentro de ti, un viaje te regala la oportunidad de crecer, de ser mejor personas, de ver tantas nuevas cosas que es muy complicado que pase sin dejar mella en ti. Es como que todo se hubiese quedado congelado y solo tú hubieses continuado viviendo la vida. Es en el momento de la vuelta cuando uno se da cuenta de todo lo que ha vivido y cuanto te ha cambiado.

Esa sensación es bonita, pero, como todo, igual tiene su parte menos positiva; y es que te deja con una sensación de que ni aquí ni allí. Empiezas a percibir que eres habitante del mundo y sientes que no  estás arraigado en ningún lugar, “tú casa” ya no es tú casa, porque ya no es la única. Es un sentimiento de estar fuera de la esfera, llega el momento de replantearte distintos temas: o vuelves a tu vida cotidiana y te vas de vacaciones el siguiente año o das un cambio a tu vida, si es que lo que hacías no te llenaba. Obviamente,  para gustos colores, no todos nos vamos a ir a viajar por el mundo ni vamos a vender artesanía, debe de haber un equilibrio.

Es curioso porque solemos hablar de la zona de confort, comentamos que nos da miedo salir de ella, pero cuando consigues salir con facilidad, se te abre un camino frente a los ojos que jamás tiene fin. Sientes que no te quieres anclar a nada, la libertad toma un mayor valor y lo que te parecía “calentito y seguro”, pasa a ser “aburrido y poco interesante”, que curiosa es la subjetividad. Es en momentos como estos que empiezas a sentir que el poder de la mente es muy importante, que podemos elegir como sentirnos a cada momento, en definitiva, que somos los “escultores de nuestra vida”.

Si estás a punto de emprender un largo viaje o si no te decides, ánimo, da el paso, que sepas que será un viaje que no acabará jamás.

Leave Comment
  1. 1

    Amanda

    Muy bueno Julio! La verdad que para mí volver siempre fue muy duro… Pero últimamente no tanto ya que vuelvo con objetivos nuevos… Aún así nunca dejare de viajar 🙂 abrazos

    Responder
    1. 1

      julesporelmundo@gmail.com

      Gracias Amanda. Si la verdad que suele ser duro volver, pero ves que cada vez menos. Vamos cambiando la manera de ver las cosas y le vamos encontrando el lado positivo. un gran abrazo, y gracias por leer y comentar.

      Responder

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE